domingo, 2 de enero de 2011

Cancún y el Cambio Climático


Cancún y el Cambio Climático: Las propuestas más realistas para cambiar el rumbo de la humanidad provienen de los grupos alternativos.
Por Iván Sawyer García
Con el lema “cambiemos el sistema, no el clima“, se reunieron en Puerto Morelos, Quintana Roo, activistas, artistas y ecologistas de diferentes partes del mundo con el fin de proponer formas alternativas de prevenir el cambio climático. Esta reunion conocida como el Klimaforum 2010 formó parte de los eventos organizados en Cancún y sus alrededores como contra propuesta a la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP16), celebrada en Cancún, México,  del 1 al 10 de diciembre del 2010.
El Moon Palace es un hotel sumamente lujoso localizado en la zona hotelera de Cancún. Fue en ese lugar donde  se llevaron a cabo las “negociaciones” oficiales de la COP16, pero la participación ahí no fue abierta al público en general ni a todo tipo de organizaciones de la sociedad civil (tal es el caso de las organizaciones de base ó colectivos que carecen de estatus legal). La participación estaba permitida sólo a representantes de gobiernos y a Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que habían solicitado su acreditación con  anticipación.
Mientras los gobiernos discutían en la cumbre oficial, varios foros oficiales y no-oficiales  realizaron actividades paralelas. Uno de los más sobresalientes  fue el campamento de la organización Vía Campesina que se instaló cerca del centro de Cancún y sirvió como casa temporal para aproximadamente 2000 indígenas, campesinos y simpatizantes que representaban a más de 300 organizaciones provenientes de 76  países. Estos grupos  vinieron  a hacer sonar su voz sobre las decisiones que serían tomadas dentro de la cumbre oficial, las cuales  afectarían de gran forma sus vidas y las de todos nosotros.
La Vía Campesina y sus simpatizantes, junto con más de 20 organizaciones miembros de grupos como el Espacio Mexicano frente a la crisis climática (ES-MEX), entre las que se encontraban Greenpeace y Oxfam, así como delKlimaforum,  organizaron una marcha multitudinaria para el Día Mundial de la Justicia Ambiental el 7 de diciembre. Ese día más de 3000 manifestantes recorrieron las principales avenidas de Cancún  con carteles y eslóganes demandando justicia a los gobiernos y a las corporaciones que cometen crímenes ambientales,  pidiendo el reconocimiento a los indígenas y a las poblaciones  más vulnerables  a las catástrofes naturales causadas por el cambio climático.
Según estudios recientes son ya más de 300,000 los muertos debido a desastres naturales causados por el cambio climático, la mayoría son de países en vías de desarrollo y poblaciones que viven en extrema pobreza. Entre las mayores preocupaciones de los participantes en la Vía Campesina  se encontró el programa REDD++  (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación), una de las propuestas discutidas en la conferencia oficial que permitiría a las grandes empresas contaminadoras como Shell, la minera Rió Tinto y la petrolera Chevron-Texaco, comprar créditos de carbono provenientes de la supuesta conservación de los bosques para así evitar la reducción de sus emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) en el lugar donde las originan.
Según la Red Indígena sobre el Medio Ambiente, REDD está cargada de “incentivos perversos” para convertir los bosques naturales en plantaciones de monocultivos, por lo que en realidad aumenta la deforestación y la tala. Este programa ya ha comenzado  en varias partes del mundo y diversos grupos indígenas ya han sido desplazados de sus tierras por sus gobiernos con la justificación de la protección ambiental  sin embargo, la mayoría de los grupos indígenas del planeta  demuestran haber mantenido durante milenios formas de vida que resultan mucho mas amigables con  el ecosistema que los modelos de desarrollo modernos. Cabe señalar que Tom Goldtooth, Director del Indigenous Environmental Network participó en la sede oficial de la COP16 como representante de los grupos indígenas, sin embargo fue vetado de ella antes de finalizar el evento por su activa denuncia a la REDD++.
El Klimaforum fue donde yo pasé la mayoría de la semana. Este fue un foro pequeño pero con una gran diversidad de participantes principalmente pertenecientes a organizaciones alternativas y ecologistas de México y de todo el mundo. Indígenas bolivianos, jóvenes mayas, profesores de universidad, estudiantes urbanos, jipis, rastas, activistas y ecologistas norteamericanos y europeos, turistas y visitantes locales, eran algunos de los personajes que te podías encontrar en cualquiera de las actividades  que se desarrollaron ahí. El Klimaforum es un concepto que  surgió durante la COP15 celebrada en Copenhaguen, Dinamarca en el  2009.  En esa ocasión, el Klimaforum fue el principal foro alterno a la cumbre oficial y durante su duración recibió a miles de visitantes y grupos alternativos mostrando diferentes tecnologías y propuestas de autosuficiencia energética entre otras soluciones para mitigar las causas del efecto invernadero, el cual se cree es la principal  causa del cambio climático.
El Klimaforum 2010  fue convocado justamente con esa misma idea, como un foro diverso para muchas  organizaciones y grupos que llegaron hasta aquí a compartir herramientas, experiencias e ideas  que todas las personas pueden tomar en sus manos para la aplicación de soluciones frente a la crisis climática planetaria. Haciendo realidad el lema ecologista “piensa global y actúa local”. Muchos de los grupos participantes   estaban conformados por personas, principalmente jóvenes,  con la convicción de que la solución está en nuestras manos como ciudadanos del planeta y es responsabilidad de todos hacer cambios en nuestros hábitos de vida.
Uno de esos grupos está liderado por Kareen Kohn, quien fue  de los principales organizadores de este encuentro. Kareen es un auto proclamado nómada, su propuesta es la de regresar al caballo como medio de transporte alternativo y vivir de manera sencilla en la naturaleza. El vive su mensaje y por más de 13 años ha recorrido más de 20 países de sur y norte América con una tribu de creyentes en esta causa montados a caballo. Ellos denominan a su grupo Nómads United y durante su paso por diferentes países llevan a cabo acciones de concientización ecológica y reforestaciones (www.nomadsunited.com).
 Otro grupo interesante que participó en varias de las actividades paralelas a la COP16 fue el grupo de BioTU transformado para funcionar con Biodiesel de Biofuels de México, elaborado de aceite vegetal de cocina reutilizado y que está equipado con un sanitario con desviación de orina (que no utiliza agua) y con paneles solares para abastecer su energía eléctrica. Este autobús esta a cargo de varios jóvenes ambientalistas de distintas partes de México (y el mundo) que viajan en desde hace 5 meses por todo México llevando acabo talleres de educación ambiental en escuelas, universidades y comunidades de escasos recursos.
También dentro de los grupos participantes en las actividades paralelas a la COP16 se encoentraba el grupo Karmakanonen conformado por ecologistas provenientes de Dinamarca  que viajaron  a Cancún con varias bicicletas que generan electricidad y abastecen de energía a un pequeño sistema de sonido sobre ruedas. Además cuentan con paneles solares  que convierte a sus bicimaquinas en aparatos generadores de energía móviles que sirven para alimentar cualquier aparto eléctrico adonde van. Este grupo   demostró que con el ingenio podemos obtener  diferentes fuentes de energía para hacer funcionar los múltiples aparatos eléctricos de los cuales ahora somos tan dependientes.
El problema del cambio climático nos llama a la urgencia de encontrar formas alternativas de generar electricidad pues nuestras formas más comunes de obtenerla no son para nada renovables, además de que generan contaminación atmosférica. Proyectos como el de KarmakanonenNomads United y Bio Tú parecen estar surgiendo por todas partes; jóvenes que se dedican a promover alternativas al petróleo como combustible que van viajando por el planeta difundiendo este tipo de tecnologías que representan una opción para reducir el impacto al medio ambiente del cual todos somos responsables. 
Uno de los más fuertes críticos de las decisiones tomadas por los Jefes de Estado en la cumbre oficial de Cancún  fue el Presidente de Bolivia, Evo Morales. Cabe destacar que fue el único Jefe de Estado presente en la COP16 en Cancún, además de   Felipe Calderón. Evo también  fue el único que salió del recinto oficial para hablar ante miles de personas  el  8 de diciembre  en el foro de la Vía Campesina bajo un doble arcoíris que apareció a su llegada . Las potencias internacionales y muchos gobiernos – nos recordó Evo- no quieren cambiar el sistema, no quieren tocar la raíz del problema y en cambio hablan de un fondo verde que significa privatizar la naturaleza mediante bonos y recursos para convencer a algunos países. También agregó: “Nosotros sabemos que con la plata no podemos enfriar el planeta”.
 Finalmente, la cumbre oficial llegó a su fin y entre los acuerdos generados encuentra un plan para diseñar un “Fondo Verde” que incluye “medidas para proteger las selvas” y algunas formas para compartir “tecnologías de energía limpia”. También se acordó ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático, pero no está muy claro como se pretende hacer esto. Así también, se mantuvo la meta acordada anteriormente de recaudar durante los próximos 10 años la suma de 100 mil millones de dólares anuales con el fin de ayudar a los países pobres, aunque no queda claro  cómo se recaudará ese multimillonario monto, y tampoco se vieron progresos en cómo extender el Protocolo de Kioto el cual  concluye en 2012 y que obliga a casi 40 países desarrollados a recortar sus emisiones de GEI.
Algo que fue muy notorio es como la voz de los más afectados por el cambio climático continuó siendo  excluida de las decisiones tomadas, tal es el caso de varios grupos que fueron sacados a la fuerza de la conferencia por expresar su desacuerdo con algunos programas come el de la REDD++. Es claro que la próxima COP en Durban, Sudáfrica, necesitará estar más abierta a la sociedad civil y a las propuestas que vienen desde abajo, pero dejarlo hasta entonces sería un poco tarde. El trabajo ya ha comenzado y muchos de los grupos  en Cancún así lo demostraron.
En este sentido, se ha planeado la Marcha Global para el Planeta (Global Rally For the Planet) el 24 de septiembre del 2011 en todas las capitales del  mundo, para hacer escuchar la voz  del pueblo ante la crisis ambiental a nivel global. Por lo que, dos meses antes del la COP17   los gobiernos del mundo serán invitados a escuchar las propuestas de su pueblo  para así ser llevadas a las negociaciones oficiales en Sudáfrica.
Aunque no del todo ,  yo salí con un buen sabor de boca de Cancún, con muchas ideas de cosas que sí podemos hacer y con muchos contactos de grupos increíbles haciendo cosas positivas para cambiar el rumbo de un colapso biosférico al que parece dirigirse el planeta. Entre otras cosas, cabe mencionar la campaña denominada 4YG, una campaña internacional dirigida por la distinguida organización Pachamama Alliance que pretende inspirar a comunidades y personas en todas partes de mundo a cambiar el rumbo de la humanidad en tan sólo cuatro años comenzando en el 2010 (www.fouryearsgo.org).
Sea ó no que se pueda detener el rumbo hacia el cual nos estamos dirigiendo, está claro que todos nosotros debemos tomar la responsabilidad del futuro del planeta en nuestras manos y empezar a hacer cambios en nuestros hábitos que en conjunto pueden  ir creando una gran ola de cambios para no sólo frenar el proceso de destrucción al que estamos dirigidos, sino también revertirlo para corregir los daños que hemos hecho y asegurar la vida  en el planeta para muchas generaciones por venir.
La hora de cambiar es ahora! Si el clima cambia, porque tu no?
 Autor: Iván Sawyer García