viernes, 22 de octubre de 2010

Caso Cubano en la ONU

Llamamiento de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba.

A todos los parlamentarios del mundo:

Cuatro pequeños niños internados en el Cardiocentro Pediátrico “William Soler” de Ciudad de La Habana: María Fernanda Vidal, de 5 años; Cyntia Soto Aponte, de 3 años; Mayuli Pérez Ulboa, de 8 años, y Lianet D. Álvarez, de 5 años, esperan para poder ser operados con el menor riesgo posible. El bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba les niega el uso de un dispositivo de fabricación norteamericana, utilizado para el cierre de la abertura defectuosa entre las arterias aorta y pulmonar, mediante cateterismo, un proceder médico que evita la riesgosa cirugía a corazón abierto.

El Instituto de Oncología y Radiología está imposibilitado de emplear placas de yodo radioactivo en el tratamiento a niños y adultos con determinados tipos de tumores congénitos, pues sólo pueden ser compradas en los Estados Unidos. Tampoco se tiene acceso al citostático específico para tumores del sistema nervioso central que, de poder adquirirlo, aumentaría significativamente la supervivencia y calidad de vida de cientos de pacientes. A Cuba se le dificulta en extremo la adquisición de insumos y medicamentos relacionados con los trasplantes de órganos y tejidos.

El Gobierno de Estados Unidos continúa obstaculizando las ventas de alimentos a Cuba por compañías de ese país y no ha emprendido acción alguna para que estas pudieran realizarse en correspondencia con las normas, canales y prácticas regulares del comercio internacional. Por su parte, fábricas como la siderúrgica Antillana de Acero no puede obtener los repuestos para los motores de la máquina de colada continua, y adquirirlos por intermediarios duplica su costo.

Estos y otros muchos, antiguos y recientes daños humanos y materiales –perpetrados contra un pueblo laborioso, unido y decidido a no claudicar ante un vecino poderoso y prepotente- acaban de ser denunciados por decimonovena ocasión ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Una vez más se presenta ante el mundo el informe de Cuba sobre la Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, disponible en Internet.

La gran verdad que se pretende ocultar es que durante más de 200 años Estados Unidos ha pretendido controlar los destinos de Cuba frente a la determinación de los cubanos de ser una nación libre, independiente y soberana. Desde 1959, los sucesivos gobiernos norteamericanos han tratado de destruir a la Revolución Cubana mediante los mismos instrumentos políticos aplicados de forma permanente, con unos u otros matices: el bloqueo económico, comercial y financiero, la subversión y la guerra psicológica y propagandística.

Esa indefendible política ha significado en particular que hayan muerto 3 478 cubanos y que 2 099 quedaran incapacitados para siempre por actos terroristas que han ocasionado un total de 5 577 víctimas, más de las causadas por los atentados a las Torres Gemelas y Oklahoma juntos. Además, de los 751 363 millones de dólares- cifra calculada conservadoramente debido a la depreciación del dólar respecto al oro- que ha costado a Cuba el bloqueo.

Contra las expectativas de la comunidad internacional, del actual debate en el Congreso de Estados Unidos y de la opinión pública de su propio país, el Gobierno del Presidente Obama, alejándose cada vez más de su discurso electoral, no ha realizado cambio sustancial alguno en su política hacia Cuba. El bloqueo se mantiene intacto y no se han utilizado las amplias prerrogativas constitucionales que facultarían al Ejecutivo para introducirle importantes cambios, si decidiera hacerlo. Tal como ignora el creciente reclamo hecho desde cada rincón del planeta para no continuar permitiendo la injusticia, que igualmente está en sus manos eliminar, de que nuestros Cinco Héroes permanezcan encarcelados y sometidos a trato inhumano por proteger del terrorismo y la muerte no solo a Cuba, sino también al pueblo norteamericano.

Ante estos intolerables hechos, una vez más, la Comisión de Relaciones Internaciones, en representación de todos los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, recaba la solidaridad de los parlamentos, parlamentarios y pueblos del mundo, a fin de que soliciten a sus respectivos gobiernos el apoyo en la ONU y ratifiquen la exigencia al Gobierno y Congreso de Estados Unidos para que respeten el mandato de la comunidad internacional y pongan fin al bloqueo contra nuestro país.

La Habana, 19 de octubre de 2010, al cumplirse cincuenta años del inicio del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba.