jueves, 2 de diciembre de 2010

Nuevos movimientos en México

Andrés Manuel López Obrador declaró esta semana en las reuniones de evaluación que llevó a cabo con los comités municipales de distintas entidades de la república, que el Movimiento que encabeza es plural,amplio incluyente y tiene como propósito lograr un cambio de fondo y tajante de la vida pública, y que de ninguna manera es una agencia de promoción personal para arribar a cargos públicos.


López Obrador aseguró que el Movimiento por la Transformación del País es el único que puede salvar a México y sacar a la mayoría de los mexicanos de la pobreza y la marginación en que se encuentran desde hace más de 27 años, porque la alternancia entre el PRI y el PAN sólo ha servido para mantener los privilegios de una minoría rapaz. También explicó a los integrantes de los comités que las elecciones sonsólo un medio para alcanzar la transformación de México y sus instituciones, y que la organización de los ciudadanos será la que permita constituir un poder social y popular, después de triunfar en las urnas en la jornada del primer domingo de julio de 2012, para gobernar juntos y contar con el apoyo suficiente para la toma de decisiones de gran trascendencia, como el cobro de impuestos a las grandes empresas y bancos. 
Al tocar el tema de la militarización del país, Andrés Manuel dijo que Felipe Calderón gasta el recurso presupuestal de manera injustificada ya que la estrategia contra la delincuencia organizada ha resultado un rotundo fracaso, y sostuvo que la maniobra más barata, humana y eficaz para enfrentar los problemas de inseguridad y violencia es aquella que se basa en dar respuesta a las necesidades básicas del pueblo, combatir la pobreza, generar fuentes de empleo y garantizar a los jóvenes el acceso a la educación media superior y superior. Aseguró además que el clima de violencia e inseguridad que campea en casi todo el territorio nacional es fruto podrido de la política económica neoliberal que se impuso hace 27 años, desde la administración del ex presidente Miguel de la Madrid y que se concretó en la gestión salinista, pues fue precisamente durante el mandato de Carlos Salinas de Gortari cuando se abandonó la planta productiva, creció el desempleo y se dejó sin oportunidades de estudio y de trabajo a los jóvenes, y a partir de entonces se entregó a particulares la banca, la reserva minera y las principales empresas públicas, en consecuencia, se desató un clima de odio, de rencor y de resentimiento que llevó a su vez a un ambiente de descomposición en materia política, económica y social. Ante miles de asistentes a las reuniones que realizó esta semana, López Obrador se manifestó por construir una alianza entre el PRDPT y Convergencia, así como con ciudadanos sin filiación política y con organizaciones sociales, pero nunca con la derecha porque el PRI y el PAN son lo mismo, ambas fuerzas defienden los intereses de una minoría rapaz que se adueñó de los bienes nacionales y que es la responsable de la actual tragedia, y, lo más grave,  no está dispuesta a un cambio real y verdadero porque perdería sus privilegios. Sólo el pueblo organizado puede salvar a la nación.



NUEVO NEGOCIO PETROLERO PARA PARTICULARES. El consejo de administración de PEMEX clavó una estocada a los mexicanos con el decidido impulso de Felipe Calderón y la anuencia del “honorable” Congreso: la explotación y producción de casi un tercio de las reservas petroleras totales del país pasa a manos privadas, por medio de lo que ahora pomposamente denominan contratos integrales de servicios para exploración y producción. 30 por ciento de las reservas totales. La justificación oficial es que no hay dinero, de tal suerte que es necesaria la participación del capital privado en áreas estratégicas para liberar recursos públicos. Por si fuera poco, con estos contratos arrancará un programa de licitaciones públicas para expandir y fortalecer sus operaciones, que iniciará con la reactivación de tres áreas de campos maduros de la región sur, y posteriormente también en campos maduros de la región norte, en el proyecto Chicontepec y en aguas profundas del Golfo de México.
  
CONTRATOS INCENTIVADOS SON ILEGALES. Rogelio Gasca Neri, el único integrante del Consejo de Administración de PEMEX que votó en contra, aclaró que la nueva forma de contratación de proyectos en áreas estratégicas de Petróleos Mexicanos, aprobada por el Consejo de Administración de la paraestatal hace unos días, abre la puerta a que empresas privadas se apropien de parte de la renta petrolera, y advirtió: “los contratos son ilegales, fueron aprobados con premura y antes de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronuncie sobre una controversia constitucional presentada por la Cámara de Diputados”.

PREOCUPANTE. Militares en activo, generales y coroneles que ocupan cargos operativos en el Ejército Mexicano manifestaron su preocupación ante la intervención militar de Estados Unidos en México; se muestran frustrados por la política de Felipe Calderón, obsequiosa ante el Pentágono, y advierten que se construye el “escenario” para el ingreso de tropas estadunidenses a territorio nacional. Señalan también que una parte de la violencia y el caos en ciudades mexicanas soninducidos desde el exterior con la anuencia del gobierno federal. Especialistas en seguridad nacional coinciden en que se generan las condiciones que justifiquen una “cooperación más estrecha” en el plano militar entre ambos países. Las declaraciones a Contralínea de militares en activo del Ejército son válvulas de escape y señales de lo que ocurre en el ámbito castrense. A decir de Guillermo Garduño, especialista en Fuerzas Armadas e investigador adscrito a la Universidad Autónoma Metropolitana y conferencista en el Colegio de la Defensa Nacional, los militares están desesperados porque los comanda un grupo de civiles que “ni idea tiene de lo que son las Fuerzas Armadas”. México no ha creado una elite civil que conozca al Ejército Mexicano, a la Marina Armada ni a la Fuerza Aérea. (editado, Zósimo Camacho, Contralínea)

LA SOCIEDAD SE ORGANIZA. El 24 de noviembre se constituyó el Movimiento Social de Unidad Popular Nacional por un Gobierno Democrático en México, en alianza con Andrés Manuel López Obrador y la participación inicial de más de 80 organizaciones que suscribieron un documento denominado “Plan de la Ciudad de México”. En dicho documento se exponen los objetivos del Movimiento y su justificación histórica, que convoca finalmente al pueblo a sumarse a una insurrección electoral de masas en las próximas elecciones federales del 2012. La reunión de constitución del Movimiento estuvo presidida por: José Jacobo Femat, dirigente de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares (COCyP), Benito Bahena Lome, Secretario General de la Alianza de Tranviarios de México (ATM) y Eduardo Miranda Esquivel, Presidente Colegiado de la Unión de Juristas de México (UJM), entre otros dirigentes. Participaron como testigos de honor Ricardo Cantú y Alfonso Durazo, de Encuentro, A.C. y Jesús Martín del Campo, Secretario de Trabajo del Gobierno Legítimo de México.