sábado, 11 de diciembre de 2010

En México no se respetan los derechos humanos

* Se requiere un cambio de gobierno y nuevas políticas en el país.

En el marco del 62° Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Coordinación  de Organizaciones Sociales de Encuentro A.C., presidida por Ricardo Cantú Garza, y líderes de diversas organizaciones de la sociedad, lamentaron que en México no se cumplan ni respeten los derechos humanos, lo cual sólo podría ser posible  con un cambio de gobierno y nuevas políticas en el país.

En conferencia de prensa, Eduardo Miranda Esquivel, Presidente Colegiado de la Unión de Juristas de México UJM; José Jacobo Femat, dirigente de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares COCyP; Benito Bahena Lome, dirigente de la Alianza de Tranviarios de México ATM,  Luis Sánchez Zúñiga y Antonio Navarrete, integrantes de Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros; Gonzalo King, integrante de la dirección del Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE y Ricardo Cantú Garza, representante de Encuentro, A.C. y promotor del movimiento de unidad popular nacional por un gobierno democrático en México, coincidieron en señalar la grave descomposición política en la que se encuentra el país producto de la violencia, aunado a las agresiones que ejerce el gobierno en contra de los sindicatos democráticos y los luchadores sociales, como es el caso del sindicato minero, particularmente en Cananea, la represión a los líderes campesinos de la COCyP y el abandono de la educación pública, gratuita y laica.

Por ello, dentro de su lucha por la transformación del país está la defensa de los derechos humanos, por lo que han iniciado la construcción de un amplio y convergente “movimiento por la unidad popular nacional”, el cual se propone organizar y movilizar electoralmente a más de 5 millones de activistas obreros, campesinos, empleados públicos y de la izquierda socialista, a fin de desplazar a los partidos facciosos del poder y establecer un gobierno democrático en México.

Por su parte, José Jacobo Femat dirigente de la COCyP afirmó que se ha vuelto una práctica común la violación de los derechos humanos por parte de las autoridades, por lo que es de suma importancia recuperar el Estado de derecho en el país mediante la lucha popular e instaurar un nuevo gobierno. También denunció que su organización es víctima de actos represivos, especialmente del gobernador de Chiapas, de lo cual ha resultado el arraigo arbitrario de ocho integrantes de esa Central desde hace más de 40 días, sin que las acusaciones sean sustentadas, convirtiendo dicho arraigo en un “secuestro legal”.

En tanto, Benito Bahena Lome, líder de los tranviarios, exigió al gobierno que reconozca los derechos laborales y sindicales como derechos humanos, al tiempo que hizo un llamado a oponerse a la reforma laboral neoliberal que están promoviendo el PRI y el PAN.

El presidente de la Unión de Juristas de México, Eduardo Miranda Esquivel, manifestó que la sistemática violación de los derechos humanos es un rasgo distintivo del propio sistema político dominado por el PAN y el PRI, por lo que es indispensable y urgente cambiar el gobierno.

Finalmente, Ricardo Cantú, representante de Encuentro, A.C., denunció que el gobierno neoliberal ha venido criminalizando las luchas sociales en perjuicio de la legalidad constitucional y de los derechos humanos, pese a que hace más de 60 años se proclamó la Declaración Universal, llamando a la unidad popular nacional en unidad con la candidatura de AMLO.