viernes, 7 de junio de 2013

Opinión de Cambio Democrático AC


Óptica Ciudadana
HOY NO CIRCULO”
Por José Luís Hernández Jiménez

Una buena manera de conmemorar en México (o al menos en sus ciudades o, de perdis, en el DF) el Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio, sería que todos los conductores de vehículos particulares, decidiéramos no usar el propio. Y utilizarlo menos. ¿Por qué? Porque el daño al medio ambiente y a la salud, crece cada día.
Y la contaminación – que en el DF es espantosa - crece diario, porque cada día, hay más vehículos circulando. Imagínense, estimados cuatro o cinco lectores, cada año, en la capital del país, se agregan a la circulación 250 mil vehículos, la mayoría automóviles particulares. La otra fuente de contaminación grave, es el aeropuerto, pero esta es otra historia.
Gracias a que la industria automotriz es la única pujante, también en México tendremos más contaminación. En 2009, por ejemplo, nuestro país ocupó el sitio 10 entre los mayores ensambladores de coches en el mundo; para 2010, subimos al lugar 9 y para 2011, arribamos al octavo sitio con el 3.34 por ciento, de la producción mundial (por cierto, China, nuestro nuevo “aliado estratégico”, ocupa el primer lugar, con el 23 por ciento). Y esos empresarios acaban de planear (¿amenazar?) “incrementar el consumo interno de automóviles” y…
¿Qué creen? Que actualmente, por cada bebé que nace al día en chilangolandia, 2 coches más circulan en el DF. Asimismo, mientras mas crece la cantidad de vehículos circulando en la capital, mas crece la cantidad de fallecidos por accidentes vehiculares, 18 mil por año, ¡cuatro veces mas que los muertos a causa del narcotráfico!
Existen tantos vehículos en el DF, ¡casi 4 millones! – la mitad automóviles particulares y el resto son taxis, microbuses, combies, camionetas, autobuses, camiones y trailers de carga, unos cuantos trolebuses y ahora hasta unas 100 mil motocicletas, que también contaminan con gas y con ruido - que provocan más contaminación y otros graves problemas: casi ya no hay sitios en donde estacionarse; los estacionamientos, cobran más; muchas calles se privatizan, sea porque por doquier aparecen mas personas de esas que les dicen los “viene, viene”, a quienes si no se les da una propina, dañan el vehículo, sea porque vecinos de muchas calles, las cierran dificultando el libre tránsito (que es un derecho constitucional) vehicular y personal.
Además, la velocidad vehicular en el DF, compite con la de las tortugas. Dicen que un automóvil nuevo, está equipado para moverse a 200 km por hora, ó uno viejo a solo 100, pero en la gran ciudad, la velocidad promedio es de 20 km por hora o menos. Bueno, con decirles, mis estimados, que hay quien dice que el automovilista capitalino promedio, pasa la quinta parte de su vida sobreviviendo ¡en su automóvil!
A ello, hay que agregar la falta de sincronización del 80 por ciento de los semáforos y la descompostura de muchos, la falta de capacitación de los agentes de tránsito que se atreven a manejar dichos semáforos, la apropiación de carriles completos de parte de diversos negocios, los patrulleros que se la pasan deteniendo y “mordiendo” a automovilistas, etc., etc., lo que dificulta el transito vehicular, contribuyendo a hacer de la gran ciudad una especie de infierno de la esperanza o como se diga.
Entiendo que nuestras HH autoridades, están al tanto de esta situación y de veras preocupadas. Y acaban de anunciar que el programa Hoy No Circula se va a aplicar ¡a todos los vehículos, incluyendo a los nuevos o con calcomanía Cero! ¡Ah, si serán! ¿Por qué no se les ocurre otra cosa? ¡Qué falta de imaginación y creatividad! En lugar de multiplicar por muchas veces las opciones de transporte colectivo público y no contaminante, como el Metro, los tranvías y los trolebuses,…
En 1989, cuando dicho programa se instauró, se dijo que como los autos nuevos no contaminaban, quedaban exentos. El remedio resultó peor que la enfermedad, pues el resultado fue atroz. La cantidad de vehículos se triplicó de un día para otro, los Centros de Verificación se convirtieron en un negocio para sus concesionarios ¡funcionarios disfrazados tenían que ser!, y en una nueva fuente de corrupción.
Hoy dicen que tal programa solo logra que “descanse”, el 8 por ciento del total de vehículos en circulación y que los coches nuevos también contaminan.
Por eso yo digo que lo mejor, para bajar la contaminación y, de paso, para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente, es hacerle un espacio a la participación ciudadana, a la conciencia cívica y ecológica de todos, decidiendo dejar de circular en automóvil, cada vez mas ¿va?
Notitas: Una.- Que el mismo 5 de junio, hay Luto Nacional, por los 49 infantes muertos, quemados o asfixiados, en la Guardería ABC, hace 4 años, en Hermosillo, Sonora. Para que no los olvidemos. Dos.- Que ya tenemos nuevo “Aliado Estratégico”, China, con quien tenemos un comercio anual equivalente a 63 mil millones de dólares, de los cuales les vendemos 6 mil y nos venden ¡57 mil! A ver si no nos come el dragón. Por lo pronto, parece que se llevarán la carne de cerdo. Tres.- Que tres iracundos ingenieros, que si saben dividir, me corrigieron un dato de mi anterior articulo. Debe decir “Con los 375 mil pesos que don Góngora percibe por su jubilación al mes, se podría dar el apoyo que da el GDF a 469 personas de la tercera edad”. Gracias. Cuatro.- Que el próximo martes, 11 de junio, a las 18:30 horas, se lleva al cabo “A manera de Homenaje a Luís Tomás Cervantes Cabeza de Vaca”, es decir, la presentación de su libro “Ni muerto me doy por muerto”, a cargo de Heberto Castillo, Jorge Villamil, Jorge Moscoso, Alfredo Rustrian, Nubia Rodríguez. Es en Concepción Bésitegui 107, colonia del Valle, a dos calles de Insurgentes sur, en el DF. Organiza “Por el Cambio con Dignidad, AC”. Cinco.- Que en 2006 le pregunté a mi maestro, Shi Yan Ming, entrenador de los Monjes Shaolín durante diez años, si Juan Aguilar, español, quien se ostentaba como “monje shaolín”, lo era, y me contestó que no había monjes que no fueran chinos y que además, las enseñanzas impartidas eran para evitar la violencia.
México D. F. a 4 de junio del 2013.