domingo, 9 de octubre de 2011

Comunicado de Prensa

Gobierno de Guatemala permite tragedia Humanitaria y no atiende las demandas de derecho a la tierra de Nueva Esperanza

Tenosique, Tabasco, 6 de octubre de 2011.

A los defensores y defensoras de los derechos humanos
A los colectivos nacionales e internacionales
A las organizaciones civiles mexicanas y guatemaltecas
A la prensa nacional e internacional
A la sociedad civil en general

            Después de 45 días del violento desalojo de la Comunidad Nueva Esperanza por parte del Gobierno guatemalteco, miembros del Centro de Derechos Humanos del Usumacinta y del Movimiento Migrante Mesoamericano, constatamos lo siguiente:

1.     Las condiciones en las que vive la Comunidad son verdaderamente lamentables pues siguen durmiendo en medio de las intensas lluvias, sin servicios sanitarios, sin alimentos suficientes y sin la esperanza de poder retornar pronto a su país. Podemos decir que la situación de desplazamiento adquiere ya la condición de tragedia humanitaria.

2.     Son tres las reuniones que ha tenido la Comunidad Nueva Esperanza representados por dos líderes con el Gobierno guatemalteco, representado por varias instituciones. Después de tales reuniones confirmamos que la táctica del Gobierno ha sido desgastar a la Comunidad pues no se han tratado los puntos que son fundamentales para los intereses de los desplazados como son el retorno o la reubicación con derecho a la tierra.

3.     Se han enterado además, por medio de otras personas, que posiblemente hay órdenes de aprensión giradas contra algunos de los líderes; no sabemos si esto es cierto, pero sí es una táctica más para presionar e intimidar a la Comunidad para que acepte las ofertas del Gobierno.

4.     El día 4 de octubre una Comisión de la Secretaría de Asuntos Agrarios llegó a entregarles un calendario para cosechar y sacar hacia el lugar donde se encuentran, los cultivos que tenían al momento del desalojo. El calendario no le pareció a la Comunidad pues se les pedían cosas irrealizables, como el sacar toda la cosecha en menos de ochos días, no almacenar en territorio guatemalteco la cosecha o pagar a tres jornaleros para que les ayudaran en esas labores.

5.     La Comunidad está preocupada pues miembros del Ejército guatemalteco han atravesado el campamento, internándose a territorio mexicano armados o disparando al aire muy cerca del mismo campamento.

            Por todo lo anterior, hacemos un llamado urgente a la comunidad internacional, especialmente a los defensores de derechos humanos para visibilizar la tragedia humanitaria que hay en la línea fronteriza México – Guatemala en el municipio de Tenosique, Tabasco.

            Urgimos de la misma manera al Gobierno de Guatemala a poner sobre la mesa de diálogo el tema del retorno o la reubicación con derecho a tierra.



Centro de Derechos Humanos del Usumacinta, A.C.
Movimiento Migrante Mesoamericano